Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

lunes, 21 de mayo de 2012

Os entrego este poema que poco tiene que ver con las matemáticas, a no ser que en todos los versos hay al menos un término matemático. Se titula Funciones matemáticas


Nos vencieron nuestros más y nuestros menos,
no estaba bajo los trapos sucios la raíz de los problemas:
se deshizo este binomio.

Todo dio igual.

Si me multiplicaba
tendías en el sofá a infinita indolencia,
si en un paréntesis
de camino a tus senos
te desabrochaba un corchete
de inmediato te salías por la tangente;
si elevabas mi potencia viril
despejaba la x en el videoclub.

Con el corazón dividido yo;
tú con el cuerpo quebrado.

Siete en el pantalón de la constancia;
absurdez integral, suma desidia,
número de circo al cubo a rebosar de la basura.

Ahora resta certificar el hundimiento
de esta lancha a la deriva con sitio para uno
y poner fin a la función.

5 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

Luismi, lo que no consigas tú. Yo, de letras, suspirando por las matemáticas. Increíble pero cierto.

Me gusta este corazón dividido, y mira que yo soy más de sumar que de restar...Pero a veces, cuando se va a la deriva, lo mejor es elegir con cuidado lo que se olvida y cerrar la función.

Plas, plas...me ha gustado mucho. Ha sido muy interesante.

Besos y un fuerte abrazo.

Nines Díaz dijo...

Sobresaliente el resultado de estas operaciones matématicas, Luismi.

Abrazos.

La Solateras dijo...

Yo no sé nada de matemáticas, pero sí que sé que con todas estas operaciones has dado con el resultado exacto.

Te sigo leyendo.

Besos mil.

CARMEN dijo...

Una demostarción matemática impecable..

Un abrazo, Luismi.

Manuel dijo...

Sean de ciencias o letras, te admiran.

Como yo soy de los primeros, me refiero a los de Ciencias, claro, he echado de menos la importancia de alguna que otra "matriz", sin que olvidemos lo importante de una mirada "integral" a nuestras vidas. ¿Qué te voy a decir yo de esto".

Al final, todo es cuestión de "límites", querido Luismi. Y cada cual sabe donde stá el suyo.

Me ha encantado el juego. Un abrazo.