Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

viernes, 5 de octubre de 2012

Como agradecimiento a todos lo que estuvisteis ayer en el recital y a los que no pudisteis venir, os entrego este poema que creo gustó especialmente al público asistente.


Inmersión

Yo albergo en lo profundo un barco hundido.
Fue a pique con la carga de todos los errores.
Su casco ahora se oxida y da cobijo 
a un escualo de dientes puntiagudos.

En sus alrededores hay anzuelos completamente inofensivos
y cuatro o cinco arpones que a nadie dieron caza.

También hay alguna bomba que aún no ha explosionado
resto de alguna guerra
de hace cuatro días.

No tengo lingotes, monedas ni tesoros.
Ni ánforas, ni joyas.

Por no tener ni tengo
barrera coralina ni peces de colores
que atraigan al turismo.

Con esta perspectiva
parece que está claro
que no tengo buen fondo.



5 comentarios:

La Solateras dijo...

Fue una gozada vuestro recital, Luismi.

Besos para los dos.

Laura Caro dijo...

A mí me gustaron todos, todos...
Me llegó también especialmente el de la letra; será por aquello de la profesión...
Un abrazo muy fuerte.

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

gracias por vuestra cercanía, vuestro apoyo y por vuestra poesía.
Besazos

Nines Díaz dijo...

Querido Luismi:

El agradecimiento es a tí, no solo por dedicarnos este poema que es imposible no sentir como propio (¿se puede pedir más?)sino por lo que significa tu poesía descarnada, irónica, comprometida y humana.

Un conmovedor recital. Enhorabuena.

Un beso.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Me encató veros el otro día, y me emocionó este poema cuando lo recitaste. Ahora me cautiva cada vez que lo leo.

Un abrazo.