Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Razones microscópicas



A María G. Zambrano, por la luz que desprenden sus poemas“.

Quisiera alguna vez tener razón
como los sabios o los dioses
pero a lo más que alcanzo
es a encontrar razones
apenas perceptibles, diminutas
como el tope de las puertas,
como la voz del niño
del último pupitre.

Quisiera una razón definitiva,
concluyente, veraz, incuestionable,
una razón de una vez por todas,
redonda, cristalina;
una razón de peso
para no andar vagando entre la bruma
de este ser inconsistente
que impregna los dominios de mi cuerpo;
una razón rocosa, indiscutible
como de general o de ministro.

Vencido sobre el folio
solo atrapo minúsculas razones
completamente subjetivas
e indefendibles por lo tanto,
razones aparentes
con la hoja de acero
y la empuñadura de cera;
razones de andar por casa,
solo para ir tirando,
para pasar el susto.

Razones microscópicas
como esperar las risas de aquellos que más quiero
o ver entrar la luz
 en vuestros ojos.

5 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Cuando uno no encuentra razones - no es extraño en esta vida que vivimos y nos hacen vivir - hay que fiarse de las sensaciones. Y mantener las actitudes contra viento y marea. Las actitudes, incluso las no razonables, nos mantienen vivos y mantienen vivos los sueños. Incluso los imposibles.

Nines Díaz dijo...


Las palabras son tus mayores aliadas a la hora de compartir esas razones microscópicas que esconden la verdadera esencia (esa de andar por casa como dice este buen poema).

¡Feliz Navidad!.

Un beso.

Nines Díaz dijo...


Luismi, te puse un comentario acerca del poema y se lo ha tragado la tierra... Espero que aparezca aunque sea más tarde. Te felicitaba por el poema y por la Navidad y por si no aparece vuelvo a intentarlo.

Un beso.

Rosa dijo...

Tus microscópicas razones son tan grandes que espero que nadie se atreva a quitarte la razón... Claro que buscar la razón definitiva sería algo así como buscar el fin, así que no te lo recomiendo. Lo que sí te recomiendo es que no dejes de escribir corazón, porque es un placer leerte.

Besitos y ¡Feliz Navidad!

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

muchas gracias, Emilio, Nines, Rosa. Os deseo felices fiestas.

Un beso muy grande.