Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

jueves, 1 de agosto de 2013

Zanja el tiempo





El tiempo, a golpe de hora, cava zanjas,
profundas hondonadas negras
entre los individuos.

A golpe de minuto
el tiempo eleva verjas
con los pies de cemento
y techo con espino
enredado en el alambre.

A golpe, el tiempo, de segundo,
con la punta afilada de la aguja
agujerea la carne
de todos los recuerdos
que unían a la gente:

cortante hoja de sable
                                      el minutero.


6 comentarios:

Julia dijo...

El tiempo poco a poco va abriendo una grieta en nuestra memoria hasta conseguir que los recuerdos se vuelvan algo caóticos.
Precioso poema. Saludos cordiales

Rosa dijo...

El tiempo también compone, a golpe de versos, poemas como éste y, a golpe de suerte, hace que me encuentre con él para darle a este día un toque especial.

Buen poema, amigo, con un final de esa cosecha tuya tan cuidada.

Un abrazo a golpe de admiración y cariño

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

gracias Julia por tu reflexión y el halago.

un beso

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

Y mi agradecimiento para ti, Rosa, siempre al quite.

Un beso fuerte.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

El poema es bien agudo (valga el chiste fácil) como siempre, me gusta lo que escribes... ¡No lo puedo evitar... ni quiero! Enhorabuena

Mily Murillo dijo...

Hola, un gusto llegar a tu blog y engancharme de tus letras. Con tu permiso me quedo.


-El minutero, que siga apuntando, que siga marchando, que tengo vida en mis venas-

Abrazos.