Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

miércoles, 5 de marzo de 2014

(S)pain*



España de zambomba y pandereta,
de la charanga, el pícaro, el sainete,
de la mofa, la burla y el escarnio,
del sol y de los toros,
del es que había bebido,
del yo es que no sabía,
del bulo, de la puñalá trapera,
de envidias, desenfreno y pelotazo,
de la cultura del mínimo esfuerzo
y el rechazo ancestral al estudioso
—lo culto derivó hacia el culturismo.

España radical y desmembrada
como una bicicleta
víctima de saqueo
rendida al pie de una farola,
encadenada, igual que un fusilado;
y solo el cuadro queda.

España con un río
con doble filo en sus orillas
que taja tu semblante en dos fragmentos
como cara de gangster,
el pecho de una víctima de infarto
—o incluso puede que tú misma.

Punta de flecha de la vieja Europa
a punto de clavarse en la cabeza de Marruecos
por la que África, despacio, se desangra:

se estrellan en tus costas
las gotas persistentes de los muertos
con los pulmones encharcados
que limpias con denuedo de tus playas
para que no se ensucie
los pies
algún bañista.


*Pain: en inglés, dolor, sufrimiento, aflicción.

4 comentarios:

Nines Díaz Molinero dijo...

No puede haber título más indicado y acertado para un poema como éste, Luismi. Esa "ese" que sobra y tus palabras dejan al descubierto el más absoluto desconsuelo.

Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Gracias, Luismi, por este retrato, por este espejo que refleja la cara más oscura y amarga de este país que, como inteligentemente nos has hecho ver, no se merece esa “s”.

Besos y muchos abrazos solidarios.

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

Muchas gracias, Nines, Mari Carmen. Una "s" puede producir muchos cambios y dar lugar a múltiples interpretaciones.

Un beso fuerte.

©Laura Caro dijo...

Siempre que vengo aquí, me voy admirada.

Me gusta este poema.

Si no tienes inconveniente, quisiera compartirlo en mi blog de preferidos.

Mil gracias.

Un besazo.