Páginas

CARDO BORRIQUERO

Los caminos certeros son mentira. De la ruta a la rutina no hay más que dos pasos y dos letras.

martes, 3 de mayo de 2016

Comunidad europea: Domicilio en grado de tentativa






Europa, domicilio con premeditación y alevosía,
que alienta el desaliento del que lucha,
y luce por insignia esquilmar al inquilino
y ahogar al extranjero en un mar de imposibilidades.

De este domicilio en tercer grado
—donde no alcanza uno a pagar tanta fractura,
donde se invita más a agonizar que a protagonizar—
hay que salir
a base de reflexionar en defensa propia,
de airear la musculatura flácida
de nuestra libertad anquilosada
adormecida por la publicidad,
                   el buen comer
                             y la apatía.

Cada día menos comunidad
y más eurofea.